Logroño adapta su estrategia de dinamización comercial.

El objetivo es afrontar la nueva realidad generada por la crisis de la COVID19.